17.9.09

Frente a la persistencia del pesimismo

En el "Repertorio Americano" del 1 de noviembre de 1920, me encontré un texto breve y sin firma titulado ¡Mala seña! Sin embargo, alguien había puesto al lado, con lápiz, las iniciales "g.m." Claro: "García Monge". Tal vez fue el mismo don Joaquín quien lo hizo o quizás mi padre, no sé. Habría que hacer un estudio grafológico, aunque tiendo a pensar que se trata de la letra de mi abuelo. Ya leyendo el artículo, uno percibe un estilo muy similar al suyo, con lo cuál prácticamente no queda duda de que se trata de un texto de su autoría.

Como su temática es de indiscutible actualidad y porque no recuerdo haberlo visto en ninguna recopilación o antología, transcribiré acá ese parrafito:

¡Mala Seña!

Por todos lados se siente el pesimismo de los ciudadanos. ¡Mala seña! Pesimismo, en el fondo, es ineptitud. Se duelen y desconfían de sí los que no pueden. Cuando hay capacidades y competencia, hay fe y optimismo. Por eso alarma ver que el pesimismo se está comiendo el país. Y hay que sacárselo como parásito nocivo y ponerse en cura. Hay que sumar agencias e instituciones que formen ciudadanos hábiles y capaces, hay que fomentar los deportes. Y entonces florecerá el entusiasmo y la confianza del país en sus fuerzas y recursos, en sus hombres y capacidades. Padecemos de crisis de hombres hábiles en las diversas disciplinas y actividades de la República. En donde los hay, existen la confianza y la fe y la alegría. Y sentido del tiempo, con el que se cuenta para realizar grandes cosas. Porque nuestras premuras e irritabilidadades son inhabilidad también, impaciencia, el hacer las cosas de cualquier modo.

6 comentarios:

Asterión dijo...

Hola:

Su blog aparece listado en el proyecto “Directorio de blogs de escritores costarricenses”, bajo la letra C:

http://directorioblogscr.blogspot.com/

Si gusta, puede enviar una descripción de su sitio y una ficha bio-bibliográfica.

Visite, apúntese como seguidor con Google Friends y Networked Blogscomente, aporte con su material y sus ideas, invite a otros, en pro de una comunidad visible de escritores blogueros.

Saludos.

MiSs OtRaS y Yo dijo...

Coincido con jota.
El pesimismo, como la fe, son utilizados para delegar responsabilidades.
En el primer caso, por la "mala suerte", en el segundo porque "dios me va a ayudar".
Pero nunca se toma la propia iniciativa de cambio y acción.
Erich Fromm hace una lectura muy interesante de los manejos enfermos de la fe en su libro "El arte de amar".

Luissiana Naranjo dijo...

Saludos, interesantísimo el blog, un gran encuentro! Soy familia lejana de Jota por los Monge, mi abuela era hija de Juan Monge Guillén, tío de Jota. Por cierto, me duele mucho sobre la condición de la bóveda de G. Monge en Desamparados. He hablado con la Muni pero nada y quisiera ver como mejorar su aspecto! saludos

Quimera dijo...

Muchas gracias Luissiana. Muy amable apreciación y muy interesante el parentezco. No conocía muy bien las ramificaciones de la familia por ese lado. Sería bueno en algún momento poderlas comentar más en detalle.

Con respecto a la bóbeda, pues te cuento que en realidad los restos de don Joaquín se encuentran en el cementerio General de San José. No estaba al tanto de que allá en Desamparados hubiera otra bóveda presuntamente relacionada con él. Sobre ese punto también me gustaría saber más.

Por lo demás en este blog hay una entrada referida a las causas de la muerte de Don Joaquín y a su tumba:

http://cosasdejota.blogspot.com/2008/10/de-qu-muri-don-joaqun.html

Saludos.

Ronald Castro Fernández dijo...

Es interesante la coincidencia entre la fecha con que aparece el primer número del Repertorio Americano y la fecha en que Don Francisco Aguilar Barquero asumió la Presidencia de la República después de la tiranía de los Tinoco, 2 de setiembre de 1919.
Podría considerarse que ambos hechos representaron, "la restauración de la moral costarriense", uno en la vida política y el otro en la cultura nacional y continental.
Me gusta pensar que existió el concurso de partes para reiniciar el camino libre de la república y por la inercia, que pareciera innerente a los ticos, la reflexión de don Joaquín al siguiente año de trabajar en la publicación.

Eugenio García dijo...

Muy interesante su acotación don Ronald. Muchas gracias por su contribución.